Delayed

por Tebu Guerra

Delayed.

Otra vez. Retraso. Estoy harto de este aeropuerto. De la señorita buenos modales que atiende el mostrador. De la señora barras de labio que viene a darnos la mala noticia. Ya ha venido dos veces. Estoy harto todo esto ¿tú no? Aquí no hay nada que hacer. Esta revista es una mierda y tú no quieres hablar. Voy a por café ¿vienes?

Delayed.

Que sí. Puedes no creerme pero ya te digo yo que sí. Es ella. La rubia de aquella mesa, la que le da vueltas con la cañita al gintonic. Como para no reconocerla después de dos horas. Hace que lee. Yo lo que creo es que de vez en cuando le echa un vistazo al libro. Un par de frases. Dudo que complete un párrafo entero antes de darle mil vueltas más a la bebida. Pasa más tiempo mirando el techo que las líneas del libro. ¿Cuántas? Pues yo he contado tres, tres copas en este tiempo. Sorbo a sorbo. Y no es lenta bebiendo. Se regaña de vez en cuando, puede que no le guste. Bueno, esto es una tontería, si no le gustara no lo bebería. Pero quién sabe. Parece que va de femme fatale, ¿no crees? lleva tacones, de aguja. Es como esa canción “formalidad, poca pero que dure”. Pues eso. Puede que sea una pose. Aunque no sé, tendría que quitarse las gafas de sol para verle los ojos. No entiendo esta moda de gafas gigantescas. Bueno, sí que la entiendo, eso de esconderte ahí detrás. Si pudiera verle los ojos podría tener una idea más acertada. En serio, lo he dicho en serio. Me gustaría saber si tiene los ojos perdidos de tres gintonics, o si controla y esa cantidad no es más que un simple aperitivo. ¿que no? Pues conozco a más de una que con cuatro copas están como rositas, frescas y capaces. Pero esta rubia no sé, desde aquí no puedo ver su capacidad, sólo puedo ver cómo remueve la bebida y de vez en cuando mira el libro.

No, yo tampoco puedo ver el título. Podemos jugar inventar uno, ¿qué libro le pega? Mmmno sé, podría ser algo tanto de Sade como de Coehlo.¿Un bestseller? Depende ¿Autoayuda? ¿El del queso? Ese es de hace unos años. ¿El erótico? Sí, va con su imagen, pero prefiero no saberlo. Sería una decepción si… mejor no, mejor no quiero saber qué lee y quedarme sólo con lo que veo. Al menos me hace pensar, mirándola puedo imaginar que es una de esas mujeres interesantes. Lo digo por el alcohol, no por el libro. Hoy en día me atrae más esos tres gintonics que descubrir que lee a Coehlo. Mira la pantalla, mierda. Otra hora más, me estoy poniendo nervioso. Mira, ella ni se inmuta, ha visto el delayed y ha vuelto como si nada a su combinado, ella lo llamará cóctel. Unas cuantas vueltas más, un remolino en su gintonic. Me dan ganas de pedir un ron. Pues no, no sé si me atrevería a decirle algo. Si al menos se quitara las gafas. Me intimida. Y no me gusta, parece que se cree más atractiva con ellas puestas. Sí, claro que le da un aire, ya te dije que de fatale, pero yo lo que quiero es verle los ojos. Puede que los tenga húmedos, no sé, está sola, vino sola, y claro lo que imagino es que allí la espera alguien, pero quién sabe.

Mírala. Se me ocurre que a lo mejor lo que pasa es que tiene miedo de volar, y emborracharse sea la única manera de subirse al avión. ¿Te imaginas? Eso sería interesante. De repente todo el glamur al carajo, toda esa fatalidad se acaba de diluir. Puede solo sea un pajarito asustado, y que su marido la esté esperando en el destino. El marido que se lleva a sus tres hijas a buscar a mamá, y la pobre cuando llegue aun tendrá que calmar a las niñas y acostarlas, y seguro que su marido le pide que cumpla porque hace días que no se ven. Bueno no te pongas así, si tú no dices nada esta es mi historia, puedo inventar lo que quiera.

A lo mejor es un viaje de negocios, a lo mejor está volviendo a casa después de unos días de duro trabajo, y que el gintonic sea su recompensa, ¿no crees? No sé. Podría tratarse de alguien que lleva un buen tiempo sin volver. Un año.

A lo mejor se fue, de su pueblo, y vuelve a reencontrarse con lo de siempre. O tal vez le encante volver, pero entonces ¿porqué bebe? Tal vez sólo porque le apetece. Qué decepción ¿no? Tanta intriga para eso. ¿tú qué crees? No sé. ¿No dices nada?

Mierda mira, otra vez delayed. Joder, otra hora más. Viajar en diciembre es un infierno.

Delayed.

.

Delayed.

Y aquél viejo ¿qué me dices? Llevo observándolo un rato y me parece extraño no sé, la calefacción está a tope y él no se ha quitado nada de abrigo ¿lo ves? Tres capas tres capas de abrigo. Y esa gabardina, es de película. Podría llevar algo, un cargamento de algo. Un bate bésibol. Una caña de pescar. Yo qué sé. ¿No dices nada?

Delayed.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

Anuncios