Niño y bosque

por Tebu Guerra

Después de la última lección

todos se levantaron

menos él,

que mantenía su libreta abierta.

.

La pizarra era una ecuación;

dos cruces en sus extremos,

con tiza una línea recta,

un motivo paralelo

para odiar aquél lugar,

a todos los del pueblo.

.

Esperó a que allí no quedara

ni uno de sus compañeros.

Siguió el sendero de tierra

y a su espalda se alejó el colegio.

.

Había un camino recto

y otro que serpenteaba,

el primero entraba en el bosque,

el otro bordeaba la montaña.

.

Apuró el paso hacia los árboles,

un atajo hasta su casa.

Si hubiera visto el coche…

parecía que le esperaban.

.

En él iban dos hombres

tenían las luces apagadas,

conducían muy despacio,

entre los árboles, a su espalda.

.

Puede que le dijeran algo,

que se ofrecieran a llevarle en coche a casa.

O que todo ocurriera allí mismo

contra la hierba mojada.

.

Sólo encontraron su libreta,

no hubo pistas, no hubo nada,

siempre ocurre lo mismo, allí,

cuando llueve nadie escucha nada.

.

Cuando el coche negro llega al bosque

Siempre hay tormenta, y nadie ve nada.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

Anuncios