Alta mar

por Tebu Guerra

.

Al principio

tus labios son como los míos:

cuarteados

secos

y cerrados.

.

Cuando todo empieza,

mis párpados se parecen a los tuyos:

caídos

pegados

oscuros.

.

Entonces comienza,

y tu espalda toca mi espalda,

y donde termina mi columna

siento tu calor.

.

Siento tus dedos dibujando mi vientre,

y se desvían en la cintura

y allí se pierden.

.

No le digas a nadie

que hoy estuve en tu casa.

No tienes que convencerme,

ya sé que hay que repetirlo.

.

No le diré a nadie

que a veces duermes en mi cama,

que me das la espalda

cuando se me antoja nadar.

.

En tu marea todo es tan fácil

que cualquier apéndice

sirve para navegar.

.

Si embargo

tus labios ya no son como los míos.

De ellos nace la sal,

de la sal nace tu tormenta

llueve tanto en tu alta mar…

.

Siempre que lo hago

naufrago.

Y te juro que me gusta.

Hay tanta agua en medio de tu mar…

. . .

. .

.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

Anuncios