La Noche del Koala

blog escrito de Tebu Guerra

Vidas y silencios

.

.Cambio vidas por silencios.

.

Te propongo:

yo te escribo y tú me callas.

.

No me des nunca palabras,

.

tus verdades

son mi templo.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

Anuncios

Una vez fuimos dos

Fue aquél invierno que fuimos de viaje

a una ciudad que no era Berlín

había llegado la última tarde

y tuve que obligarte a salir.

.

Te arrastré hasta ese parque

yo iba delante

y tiraba de ti

hasta que tú conseguiste soltarte.

.

Corriste hacia los árboles

yo te tuve que perseguir,

no iba a dejar que se me escapara

lo que tanto cuesta conseguir.

.

Y allí entre las ramas comprendí

que todo lo tenía que hacer yo.

.

Te hablé como en una canción

ya sabes

chico conoce a chica

chica se estrella en avión.

.

Tú te subiste la falda

yo mordí tu labio inferior

tú me arañaste la espalda

y yo sentí tu dolor.

.

Llovió tanto aquella tarde

que no pude oír

lo que al oido

me intentabas decir.

.

Te ayudé con mi dos manos

y creo que hasta recé una oración.

.

No ha vuelto a ocurrir

y esto es lo mejor,

no es fácil morir

cuando ya una vez se murió.

.

Escribí tu nombre en la arena

y la lluvia lo encharcó.

No es fácil volver a ser uno

cuando ya una vez fuimos dos.

.

No ha vuelto a ocurrir

y esto es lo mejor,

no es fácil volver a morir

cuando ya una vez se murió.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

La reina del mambo

Las cosas en el camerino

ya no te van bien

la estrella se apagó,

y nadie se atreve a hacértelo ver

.

Los primeros planos

son ahora de otra actriz,

desaparecen tus diálogos,

y ya nadie habla de ti,

puede que en el próximo guión

no vuelvas a salir.

.

Los besos al director

no te salvarán,

en la oficina del productor

ya no te dejan entrar,

ni cuando llega la noche

y terminan de rodar.

.

Ya nadie querrá hacerte el bien

querida reina del mambo,

si no paras de mover

tus caderas en este escenario.

.

Ni ese hombre con gafas de sol

que antes te visitaba a diario,

que invertía su dinero

en esos regalos tan caros.

.

Tú que deslumbrabas

con esos vestidos tan escotados

cuando bailabas para él

y eras la reina del mambo.

.

La más reina de todo mambo

.

Y te quedaba tan bien

.

que te quedaste el papel

y ya nadie te hace caso.

.

Nadie querrá hacerte el bien,

querida reina del mambo,

si no paras de mover

de esa forma tus labios.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

Arde mi nariz

Arde mi nariz por tus truenos y relámpagos,

eres tormenta desatada contra el techo,

me comes la calma lanzando tus rayos,

amenazas mi vida y me nombras payaso.

.

Arde mi nariz escondida tras mis manos,

que protejen mi cara de tus ojos que taladran,

gritas con violencia que ya nada es perfecto,

contra este payaso que aguanta en silencio.

.

Arde mi nariz con el calor de tu discurso,

escupes palabras que queman mi cuerpo

prenden el sofá del que emanan mis sueños,

seré el hombre ceniza en mi próximo estreno.

.

Arde mi nariz y con ella mi esqueleto,

lo incendias todo menos lo que había descubierto,

que no son tus caricias, ni tu cama, ni tus besos,

no hay razón para aguantar lo payaso que estoy hecho.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

Niño y bosque

Después de la última lección

todos se levantaron

menos él,

que mantenía su libreta abierta.

.

La pizarra era una ecuación;

dos cruces en sus extremos,

con tiza una línea recta,

un motivo paralelo

para odiar aquél lugar,

a todos los del pueblo.

.

Esperó a que allí no quedara

ni uno de sus compañeros.

Siguió el sendero de tierra

y a su espalda se alejó el colegio.

.

Había un camino recto

y otro que serpenteaba,

el primero entraba en el bosque,

el otro bordeaba la montaña.

.

Apuró el paso hacia los árboles,

un atajo hasta su casa.

Si hubiera visto el coche…

parecía que le esperaban.

.

En él iban dos hombres

tenían las luces apagadas,

conducían muy despacio,

entre los árboles, a su espalda.

.

Puede que le dijeran algo,

que se ofrecieran a llevarle en coche a casa.

O que todo ocurriera allí mismo

contra la hierba mojada.

.

Sólo encontraron su libreta,

no hubo pistas, no hubo nada,

siempre ocurre lo mismo, allí,

cuando llueve nadie escucha nada.

.

Cuando el coche negro llega al bosque

Siempre hay tormenta, y nadie ve nada.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

Me cuenta la mentira

Me cuenta la mentira

que quieres olvidar

que hace tiempo hubo un nombre

un día hubo un lugar.

.

Me cuentan tus nuevos amigos

que vuelves a fumar

para tener a mano mechero

con que poder quemar

la caja donde guardas todo

lo que no te has atrevido a tirar.

.

Que vas a hacer un agujero

donde quieres enterrar

una voz, calles y palabras

y que las pretendes quemar,

que mirarás el humo, y riendo

todo tus recuerdos vas a borrar.

.

Un caset, un libro y cuatro fotos

que te habían hecho jurar

que por muy lejos que te fueras

este era tu lugar.

.

Tu silencio me dice ahora

que pretendes hacer estallar

el puente que con dos llamadas de teléfono

creíste levantar.

.

Si lo que dicen es cierto

y todo lo vas a incendiar,

no olvides salvar el mapa,

o cuando quieras volver te perderás.

.

El itinerario es largo,

dime qué es lo que harás

cuando te veas justo en medio

y no sepas hacia dónde andar,

qué dirección tomar.

.

Me cuenta tu silencio

que te esfuerzas en mentir,

juras que no te hace falta nada

que no salga de ti.

.

Si todo eso es tuyo,

si  crees que todo lo puedes conseguir,

no hace falta que vuelvas.

.

Mi vida es mejor sin ti.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

Alta mar

.

Al principio

tus labios son como los míos:

cuarteados

secos

y cerrados.

.

Cuando todo empieza,

mis párpados se parecen a los tuyos:

caídos

pegados

oscuros.

.

Entonces comienza,

y tu espalda toca mi espalda,

y donde termina mi columna

siento tu calor.

.

Siento tus dedos dibujando mi vientre,

y se desvían en la cintura

y allí se pierden.

.

No le digas a nadie

que hoy estuve en tu casa.

No tienes que convencerme,

ya sé que hay que repetirlo.

.

No le diré a nadie

que a veces duermes en mi cama,

que me das la espalda

cuando se me antoja nadar.

.

En tu marea todo es tan fácil

que cualquier apéndice

sirve para navegar.

.

Si embargo

tus labios ya no son como los míos.

De ellos nace la sal,

de la sal nace tu tormenta

llueve tanto en tu alta mar…

.

Siempre que lo hago

naufrago.

Y te juro que me gusta.

Hay tanta agua en medio de tu mar…

. . .

. .

.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

La plaza

.

La plaza trampa

roba los sueños

de niños que ignoran

absortos los gritos

de padres perdidos.

.

La plaza misterio

cubre las risas

con niebla

con llantos.

Rompe el triciclo,

roba los cánticos.

.

La plaza lasciva

ataca al amante,

suplanta sus roces

violenta sus carnes

de esquinas prohibidas.

.

La plaza farsante,

final despiadado,

la plaza señuelo

la plaza asesino,

injusto castigo.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

Sé que hago lo correcto

La verdad es un puño, golpea cuando menos lo esperas, provoca heridas que toman su tiempo en cicatrizar.

Pero una verdad es también una buena razón para cambiar, o un arma con que desviar el curso de la corriente. Y sin embargo somos pocos los que alcanzamos este grado de sabiduría. Ella recibió el impacto sin rechistar, ni siquiera gritó como otras veces para pedir que la dejara en paz. Por eso, señor juez, sé que hice lo correcto, y estoy seguro de que lo repetiría mil veces más si me viese en la misma situación. La conozco, señor, y sé que ella no va cambiar. ¿Porqué habría de hacerlo yo?

Del mismo modo reconozco que hace usted lo mejor encerrándome, en la celda tendré tiempo de reflexionar, de perfeccionar mi estrategia, de pulir mis convicciones. Y una vez quede libre, poder terminar lo que ya ha comenzado.

.

.

Sigue leyendo

  – 

Versos   –   Piezas   –   Relatos

.

.

 

A %d blogueros les gusta esto: